Prysmian Group ampliará su flota de buques cableros para mejorar la red eléctrica mundial y contribuir así a la transición energética

Prysmian Group ampliará su flota de buques cableros para mejorar la red eléctrica mundial y contribuir así a la transición energética
  • Con esta flota de buques cableros, la más extensa del sector, la firma garantizará una reducción de los plazos, una disminución de los costes y una mayor sostenibilidad de los proyectos de cable submarino.
  • El contrato para construir el nuevo buque cablero ha sido adjudicado a VARD (Fincantieri Group).

 

La flota de buques cableros más extensa del sector garantizará una reducción de los plazos, una disminución de los costes y una mayor sostenibilidad de los proyectos de cable submarino.

Prysmian Group, líder mundial en sistemas de cableado para el sector energético y de las telecomunicaciones, ha anunciado una inversión de aproximadamente 200 millones de euros en un nuevo buque cablero de última generación, además de 40 millones de euros para adaptar los equipos de instalación de cables. El nuevo buque estará operativo en el primer trimestre de 2025 y no solo consolidará la capacidad de Prysmian Group para llevar a cabo proyectos, sino también su filosofía EPCI, basada en que una sola empresa se encargue de todo el proceso, desde la ingeniería, la adquisición y la construcción hasta la instalación.

Al igual que con el Leonardo da Vinci, el encargado de construir el nuevo buque será el Grupo Vard, filial del Grupo Fincantieri y uno de los líderes mundiales en el diseño y construcción de buques especializados para el mercado de alta mar. Además, el nuevo buque destacará por sus prestaciones técnicas, su flexibilidad de funcionamiento y su sostenibilidad. El nuevo buque cablero será muy similar al Leonardo da Vinci, que se terminó en 2021 y superó todas las expectativas en su primer año. Además, fue reconocido por el sector como el mejor buque de su clase para satisfacer la creciente demanda por parte de la industria de cable submarino.

"El desarrollo de una infraestructura de redes eléctricas más eficiente y sostenible es clave para permitir la transición energética, y los cables submarinos constituyen una pieza esencial. Como líderes mundiales en el sector, estamos plenamente comprometidos con la innovación tecnológica y nos complace asociarnos con líderes mundiales en la construcción de buques como Fincantieri y Vard para mejorar también nuestras capacidades de instalación", explicó Valerio Battista, CEO de Prysmian Group.

Por su parte, Pierroberto Folgiero, CEO de Fincantieri, dijo lo siguiente: "La complejidad de un buque como este demuestra la capacidad de Fincantieri para garantizar a sus clientes excelencia tecnológica, innovación constante y compromiso con la sostenibilidad. De hecho, el contexto altamente exigente en el que operará el buque, no solo en cuanto al entorno, sino también en cuanto a los requisitos de alta tecnología, permitirá potenciar los sofisticados sistemas de a bordo de última generación. Por todo ello, estamos muy contentos de colaborar con Prysmian Group —una vez más— en este proyecto de gran éxito en un sector como el del cable, al mismo tiempo que contribuimos a la transición energética, lo que permitirá atraer inversiones en un futuro próximo".

El nuevo buque cuenta con un casco prácticamente idéntico al del Leonardo Da Vinci, una eslora de aproximadamente 170 m y una manga de unos 34 m. Además, estará dotado de un equipo de instalación de cable similar al del Leonardo da Vinci y formado por: una primera línea de tendido con un cabrestante diseñado para la instalación de cable en aguas profundas a más de 3000 m; una segunda línea de tendido independiente con motores de cable lineales para aumentar la flexibilidad de funcionamiento; 2 carruseles de 7000 y 10 000 toneladas con la mayor capacidad de carga de cable del mercado, lo que permite reducir el tiempo de transporte desde la fábrica hasta el lugar de instalación y mejorar así la eficacia general del proyecto. La tracción a punto fijo superará las 180 toneladas, lo que permitirá realizar operaciones de instalación complejas y utilizar una gran variedad de herramientas para el enterramiento de cable. El buque estará equipado con los sistemas más punteros de posicionamiento dinámico (DP3) y de navegabilidad. Además, la velocidad máxima de tránsito superará los 16 nudos.

Al igual que el Leonardo da Vinci, el nuevo buque también destaca por su diseño ecológico: gracias a su gran capacidad de carga de cable y a su alta velocidad de navegación, permitirá reducir de manera significativa el número de campañas de instalación de cable necesarias en comparación con otros buques. De esta forma permite disminuir las emisiones de CO2 y reducir el consumo de combustible en aproximadamente un 40 % en comparación con un buque cablero tradicional. Gracias a sus motores eficientes y respetuosos con el medio ambiente, las emisiones de NOX caerán en un 85 %, lo que le permitirá cumplir con las normativas medioambientales más estrictas a nivel mundial. Además, el nuevo buque estará equipado con un sistema de baterías con una capacidad total de 3 megavatios.

"El nuevo buque marcará sin duda un antes y un después al reforzar nuestras capacidades de instalación y permitirnos consolidar nuestra posición de liderazgo en el mercado de las interconexiones y el de los parques eólicos marinos, todo ello al tiempo que garantizamos cumplir con los plazos de entrega y ejecución. Este nuevo buque se suma al Leonardo da Vinci y a los demás buques cableros que conforman nuestra flota actual, y, a partir de ahora, contribuirá al crecimiento del Grupo en el mercado de la instalación de cable submarino, que está en constante evolución", subraya Hakan Ozmen, vicepresidente ejecutivo de Projects BU (Prysmian Group).

La flota de Prysmian Group está compuesta actualmente por cinco buques cableros de última generación: Giulio Verne, su antiguo buque insignia, con una trayectoria de 35 años participando en proyectos de instalación de cable; Cable Enterprise, un buque DP2 muy versátil utilizado principalmente para la instalación de cables de conexión a tierra en parques eólicos marinos; Ulisse, una barcaza eficiente utilizada para la instalación de cable en aguas poco profundas; Barbarossa, una barcaza pequeña, recientemente incorporada a la flota y diseñada específicamente para operar en aguas muy poco profundas y zonas intermareales; y, por último, Leonardo da Vinci, el buque cablero más avanzado del mundo, que entró en funcionamiento en verano de 2021. Además, Prysmian Group ofrece la variedad más amplia de equipos de enterramiento de cable de alta tecnología, como los Hydroplows, los arados HD3 y máquinas para un enterramiento posterior al tendido (Sea Mole, SeaRex y Otter).